Reflexiones de un pensador compulsivo…

Más reciente

Bandera

 

Agita tu bandera

para expresar tu orgullo o tu molestia

para gritar tu tierra sin modestia

Para encumbrar tu voz e ideología

para que sepan de tu valentía

y que se desenreden tus quimeras

 

Ondea esa bandera

con férrea voluntad y paso firme

con poderoso brío de alma libre

para que sea tu escudo y carabina

que te duela este suelo como espinas

que te queman el sueño en las ojeras

 

Sacude tu bandera

hazlo en la plaza grande y en la calle

en la universidad y en el estadio

que todos puedan ver tu desafío

en tiempos de cadenas y derrotas

cuando la ruta parece ya perdida

conviértete en aliento y esperanza

 

Agita la bandera

esta noche que parece oportuno

asegúrate bien de que no sea

sólo por esta noche

ella debe flamear en lo más alto

de cada corazón que sobreviva

ondeando en cada acción

paso por paso

que des en tu camino

 

Este desgarro en el pecho de tu suelo

no habrá válido nada

si cuando se disperse la neblina

arrías la bandera y se te olvida

que las hermosas causas se construyen

no en una tempestad, sino todos los días…

 

 

Anuncios

Afortunado encuentro…

En este suelo en el que diariamente recibimos malas noticias, malos humores y en ocasiones violencia y agresividad, también pasan cosas hermosas que compensan todo eso. Es este mismo suelo el caldo de cultivo de una generación magnífica de músicos sorprendentes. En mi programa, La música es lo nuestro, transmitido por VEN FM, dial 100.7 en Ccs y http://www.venfm.com de lunes a viernes a las 9pm, tengo la oportunidad de compartir de cerca con todo ese talento y enterarme de buenas noticias todo el tiempo.

Escribo estás líneas porque la semana pasada tuve un hermoso episodio en mi programa, de esos que me parece que vale la pena comentar. Tuve el grato placer de la visita de “mi compaito” Jorge Glem, un oriental, nativo de Cumaná, dueño de un sentido del humor inigualable, una persona humilde, positiva e infinitamente talentosa. Por lo regular tengo el placer de conocer grandes músicos con estas cualidades, afortunadamente vivo en un país donde sobra el virtuosismo, el talento y la amabilidad. Pero en este caso Jorge me dió un poco más, me enseñó su nuevo trabajo En El Cerrito, una producción discográfica impresionante que deja ver su visión de vanguardia, su respeto y pasión por el instrumento que ejecuta y su compromiso con el arte y la cultura de este país. Ese disco es un suceso, y lo recomiendo sin la más mínima reserva.

En la entrevista mencionada hablamos del disco, de su show case, entre otras tantas ideas y proyectos. En un momento del programa vi su cuatro en el estuche y le pregunté: “¿vas a tocar algo para nosotros?”, el me dijo: “¿quieres cantar algo?”, y así pasó esto que les muestro a continuación, que es un regalo para mi, y espero sea del gusto de Uds.

Poema del silencio No 5

He dejado de cantar
más de lo que he creído
mis labios se han sellado
perdidos en el tiempo
bañados en olvido
y mi voz retumba en el silencio
como un viejo acetato
como simple memoria

No toco la guitarra como antaño
por el simple placer de oír sus cuerdas
me convencí de enmudecer
para no molestar
para hacer la carrera del artista
y no cerrar las puertas 
que se abren desde la diplomacia

Hoy que vivo callado en este abismo
mis espasmos de tiempo y de recuerdos
me escupen sus sonrisas
y anhelo esa batalla de emociones
y deliro las viseras del alma
y extraño ser el niño
que pedía la atención de la fiesta
y regalaba música sin filtro

Hoy que vivo callado por un tiempo
deseo renacer de mi sombra
quiero despedazar todos mis muros
quiero volver a ser amante de mis musas
enamorarme del sonido de una voz 
que nace de mi vientre
y sufre los embates de su propia fortuna

Hoy, quiero cantar de nuevo...

Poema del silencio No 4

A la ausencia del grito
a La Paz interior
al rumor infinito
que deja la sombra
que sin voz te nombra
al sonido del duelo
que al tocar el suelo
sin sorpresa ni error
muerde su delito
rogándole al cielo

Al sueño delincuente
que se queda callado
al ruido de la mente
a la canción muda
que baila desnuda
y sufre su tormento
al canto del acento
que muere mutilado
con el sol al poniente
y un lánguido lamento

Al gemir de la nada
que agoniza en el pecho
al grito en la mirada
de un corazón baldío
al graznar del hastío
de respirar poroso
a ese sonido odioso
del qué yace en su lecho
con el alma delgada
y el espíritu ocioso

A aquello que no escucho
lo que desaparece
al momento en que lucho
con mi propia demencia
a la reminiscencia 
de la melancolía
que por la lejanía
de su grito enmudece
al tiempo que me embucho
entre tanta agonía

... al silencio




 

Poema del silencio No 3

Callar es la tormenta de la poesía
el silencio revela belleza y horror
es la entrada hacia el mundo de las tempestades
el camino a la sombra y a la luz

Cada palabra muda
se convierte en un reo en la prisión del alma
en un sueño frustrado
la tentación maldita de decir pensamientos...
y nace la pregunta...

¿Lo qué digo es producto de mi sombra o de mi claridad?
¿Es tan importante que mi pensamiento tenga voz?

En el silencio la reflexión es eterna
y un bocado de letras es una semilla 
plantada en la duda de lo cierto
ya pronunciarme no es tan fácil
hace falta una profunda valentía 

Poema del silencio No 2

¿Cómo se expresa el amor cuando no hay voz?

 

En la ausencia de la ambigüedad de la palabra

surge un camino a la verdad…

En la caricia, en la sonrisa

en ese gesto que es la metáfora misma,

no un poeta retratando la vida…

En la libertad de la conducta

el amor vive sin reservas

 

¿Quien gana la batalla del silencio?

 

Cuando toca mirar y no decir

en el encuentro de dos labios sonrientes

los fonemas se vuelven estridencia…

En la persiana mágica del tacto

nace un universo gentil

y arde la luna…

Se besan la tempestad y la calma

 

Las palabras son ángeles que traen luz

En su ausencia dejan ver realidades extremas

La adicción a esos ángeles puede dejarte ciego

Y te gusta…

El amor cuando no hay voz deslumbra en un beso gentil

Poema del silencio No 1

Corresponde callar en duelo ardiente
y que la vida grite alrededor
gritan los que proclaman libertad y venden miseria
gritan los que no saben lo que venden
gritan los soñadores maniatados
gritan los que no alcanzan lo que quieren
grita el delirio de la envidia y el egoísmo lacerante
todos pregonan su receta

En cada esquina hay una sombra al asecho de la duda
la duda debe ser extinta
no se vale dudar
eso sería una ventana muy grande para el pensamiento
lujo no permitido por el sistema en estos días

En las espinas de la omisión triunfal
se destila la semilla del engaño
el sueño interminable, hipnótico
el boleto a la muerte del espíritu
que lucha con ahínco frente a su propia soledad

Vivimos en una vitrina global
un parapeto deslumbrante que devora nuestra realidad
en un caldo de imagen ensordecedora
en la ruta al vacío 

Eso nadie lo grita...

Por eso corresponde callar en el reflejo
ver todo lo que pasa y callar
pero en las tinieblas del silencio
se deshoja el aliento
y se hace insoportable la estridencia